Nuestra dedicada tarea de crear productos vegetarianos empezó hace 25 años ¡y los que nos quedan!

Lush se fundó con la visión de que los productos cosméticos no necesitaban utilizar grasas animales o sus subproductos para ser eficaces, y que las pruebas en animales eran totalmente innecesarias, además de poco éticas. En la actualidad, alrededor del 95% de línea fija de productos es vegana. Y ponemos todo nuestro entusiasmo en que esa cifra crezca cada vez más.

Desde la adopción de una postura firme en contra de la práctica de la experimentación con animales hasta la búsqueda o invención de alternativas seguras, una parte importante y continua de la ética de Lush es garantizar que los ingredientes que compramos se obtienen de forma responsable, sostenible y sin ningún tipo de sustancias nocivas, como los organismos genéticamente modificados (OGM) y, en la medida de lo posible, los pesticidas.

En ocasiones, los intermediarios que existen en las cadenas de suministro pueden dificultar la labor de rastreo, por lo que preferimos ir directamente a la fuente y establecer relaciones personales, sobre el terreno. 

Todos los ingredientes de los productos de Lush proceden de fuentes que deben firmar nuestra estricta política antes de que trabajemos mano a mano y, por tanto, se garantiza que no se han probado en animales. La fruta, las verduras y los cereales no son transgénicos y la miel y la lanolina que utilizamos proceden de fuentes que estamos seguros de que tratan a sus animales con respeto y cuidado, y son las fuentes más sostenibles y responsables que hay disponibles. Siempre buscamos formas de mejorar, por lo que revisamos meticulosamente nuestras fuentes y trabajamos estrechamente con las personas para mejorar el bienestar de los animales. Nunca se trata de un acuerdo cerrado y una lista de control marcada: nos gusta visitar los lugares personalmente y con regularidad.

0%

Of our All Year Round range is Vegan

Nos gusta confiar en la experiencia de los agricultores y las comunidades a las que compramos. La miel utilizada en el champú Fairly Traded Honey procede de un proveedor de Zambia que utiliza técnicas tradicionales transmitidas de generación en generación por su comunidad. Están en sintonía con las abejas y conviven con ellas en una relación mutuamente beneficiosa, construyendo colmenas ecológicas. Nunca utilizan pesticidas ni herbicidas y las abejas recogen el néctar de los bosques cercanos no cultivados, lo que da a la miel un aroma rico y ahumado.

La lanolina, que se encuentra en el exfoliante facial y corporal Ocean Salt y en el acondicionador American Cream, procede de un proveedor que respeta nuestra estricta política. Cuando se esquilan las ovejas, el vellón, que se destina a la producción de lana, se hierve para fundir y extraer la sustancia cerosa que desprende: la lanolina. Este aceite natural que produce la piel de las ovejas es bueno para su uso en cosmética, ya que se parece mucho al sebo natural de nuestra propia piel.

Todos nuestros productos se elaboran en un entorno libre de carne animal y no se prueban en animales. En la medida de lo posible utilizamos, y a veces incluso inventamos, alternativas seguras a los productos de origen animal.

Fíjate en los logotipos oficiales de la Vegetarian Society y de la Vegan Society en los botes. La vida es demasiado corta para estar leyendo largas etiquetas, así que lo hemos hecho fácil. Esto, junto con una lista clara de ingredientes, significa que puedes tener la seguridad de saber exactamente lo que estás comprando y que el producto es adecuado para ti.

0

Lush eliminó los huevos
de sus productos

Sigue leyendo  →

Ética digital

0:00