¡Hola, Lushie! te damos la bienvenida a nuestro maravilloso mundo

Los comienzos...

En 1995 seis cofundadores dieron vida a Lush: Mo Constantine, Mark Constantine, Rowena Bird, Helen Ambrosen, Liz Bennett y Paul Greeves.

Este mismo equipo fundó primero Cosmetics To Go, un negocio de venta por correo que fue víctima de su propio éxito: después de ofrecer envíos gratuitos, los cofundadores no pudieron hacer frente al aluvión de pedidos, además de sufrir una inundación que los dejó fuera de juego. Lejos de conformarse, decidieron crear una nueva empresa.

Un 10% de la empresa es propiedad de las personas que trabajan en Lush, que son el motor de la compañía.

1/6
Meet the Founders

Mark Constantine

Cofundador e inventor

En 1995, después de cerrar el negocio de venta por correo Cosmetics To Go, Mark Constantine cofundó Lush junto a cinco colegas y confidentes creativos. Mark ha sido el alma del negocio durante 25 años, en los que ha trabajado incansablemente para desarrollar productos para el pelo, el cuidado de la piel y del cuerpo. Además, ha ayudado a dar forma a algunos de nuestros tratamientos Lush Spa, que son auténticas experiencias sensoriales.

También se ha centrado en desafiar las normas establecidas, apostando por productos frescos, innovadores y anárquicos. Unas características que se han convertido en la columna vertebral de la empresa. La lucha activa contra el testado en animales, que Lush lideró durante años, es una muestra de cómo las creencias pueden transformar toda una industria. Mark introdujo una política de boicot específico a los proveedores que hicieran pruebas en animales, que especifica que Lush no comprará nunca ningún ingrediente que haya sido testado en animales.Esta política es única en su campo y es más estricta que la establecida por las normas internacionales de la organización Humane Cosmetics Standard.

Otra de las ideas que Mark siempre ha defendido es la de reducir los residuos que genera la industria cosmética. En el documental “The Insider: Packaging is Rubbish”, emitido en el Canal 4 británico, el cofundador puso de manifiesto la cantidad de desperdicios que genera una persona en Reino Unido a lo largo de su vida y dónde van a parar: a los vertederos. Esta es la principal razón por la que los productos de Lush están diseñados de forma sólida para evitar cualquier tipo de packaging.

En 2010, la reina Isabel II de Inglaterra otorgó la OBE, máxima distinción británica, a los cofundadores de Lush Mark y Mo Constantine por su labor en la industria cosmética. Además, desde ese mismo año, Mark ha sido incluido en la lista de las 1000 personas más influyentes de Londres en la categoría environment and Business Brains, relacionada con la protección medioambiental, del periódico Evening Standard. Algo de tiempo después, en 2015, la revista BBC Wildlife nombró a Mark como una de las 50 personas más influyentes en la vida silvestre británica.

El amor y el entusiasmo que Mark siente por su trabajo -así como por la industria cosmética y la venta personalizada- siguen siendo la base de su determinación para hacer de Lush la empresa que todos queremos que sea.

2/6
Meet the Founders

Mo Constantine

Cofundadora e inventora

Mo Constantine: Cofundadora, inventora de productos, directora de fabricación y el cerebro que hay detrás de las bombas de baño y los champús sólidos.

Tras comenzar su vida profesional como secretaria jurídica, su carrera (y las estanterías de nuestros baños) dieron un giro radical cuando Mo se interesó por la cosmética natural. A finales de los ochenta, era la encargada de inventar nuevos y emocionantes conceptos para la empresa de venta por correo Cosmetics to Go. Aquí, con la formación del renombrado científico cosmético Stan Kryztal, Mo empezó a especializarse en la invención de productos sólidos, sin conservantes ni envases. En 1999 consiguió su primera patente por la invención del champú sólido. Desde entonces, Mo ha creado algunos de los productos más memorables y creativos que puedas imaginar, como la primera bomba de baño del mundo. También inventó una innovadora base de jabón junto a su colega Stan. Conseguir una base completamente libre de aceite de palma estuvo entre sus máximos logros.

Ahora es fácil encontrar a Mo en el laboratorio del número 29 de la calle principal de Poole (Inglaterra), donde abrió sus puestas la primera tienda Lush. También le gusta experimentar en el cobertizo que tiene junto a la casa familiar junto a sus hijos Claire y Jack. Allí tiene un cuartel general de aroma delicioso donde los cuencos de colores brillantes y las humeantes pipetas lo inundan todo, ¡siempre se está cociendo algo! Si Mo no está allí, lo más probable es que esté visitando una de las siete fábricas que Lush tiene repartidas por el mundo. Le gusta asegurarse en persona de que se cumplen los más altos estándares frescura y calidad.

3/6
Meet the Founders

Rowena Bird

Co founder and inventor

Foto de Zelda de Hollander

Conoce a Rowena Bird, una de las cofundadoras de Lush y una mujer con muchas pasiones. “Trabajo en el equipo de compras, en el nuevo equipo de atención al cliente y en el de mystery shopping. Además, formo parte del consejo de administración, ayudo a crear escaparates y cuelo en las reuniones sobre ética y medioambiente y Black Lives Matters. También invento productos, participo en el equipo de maquillaje y me apasiona ver el éxito de nuestros socios. La verdad es que opino sobre casi todo lo relacionado con Lush porque amo nuestra empresa con pasión”.

Y no es de extrañar que Rowena se sienta así, ya que lleva en Lush desde el primer día, ¡y de hecho incluso antes! “Me uní a Mark, Mo & Liz el 7 de septiembre de 1981, seguida por Helen y luego por Karl y Paul, ¡así que he estado trabajando con todos ellos durante 39 años!”

Comenzó su carrera como esteticista cuando se trasladó a Poole desde Northamptonshire (en la región inglesa Midlands del Este), ya que siempre quiso vivir junto al mar. En estos primeros días, antes de que Lush se convirtiera en lo que conocemos, Rowena ayudaba de cualquier manera que pudiera: mezclando henna, pasando facturas a máquina o lavando el pelo a los clientes de la clínica de tricología de Mark.

“Ser versátil era una de mis principales habilidades y, a lo largo de los 39 años, he fluido por la empresa buscando oportunidades, creando catálogos, inventando envases, escribiendo textos. En definitiva: haciendo todo lo que se necesitaba hacer”.

Esta actitud ante el trabajo ha hecho que Rowena haya aprovechado muchas oportunidades, entre ellas (¡demasiadas para enumerarlas aquí!) el lanzamiento de la marca de maquillaje B Never Too Busy To Be Beautiful; la apertura de tiendas clave para Lush; la visita a casi todos nuestros mercados asociados y la creación de una dirección empresarial con sus compañeros de junta.

“No te limites a tu título de trabajo, forma parte de todo lo que puedas. Adáptate y di que sí cuando tengas oportunidad. ¿Quién sabe lo que puede ocurrir?

4/6
Meet the Founders

Helen Ambrosen

Co founder and inventor

Como inventora de productos para Lush, Helen Ambrosen disfruta explorando el vínculo que hay entre los alimentos y la cosmética. Si hay alguien que sabe sobre materias primas ¡esa es ella! Helen es responsable de la innovadora gama de productos ultrafrescos de la empresa, que se elaboran diariamente con ingredientes frescos y ecológicos, y se conservan en hielo en las tiendas. Helen también ha conseguido la patente de dos productos: los aceites de baño y los aceites de baño sólidos.

5/6
Meet the Founders

Paul Greeves

Cofundador

Paul Greeves es un hombre misterioso. Poco se sabe de él, aparte de que ha trabajado en muchos departamentos de Lush, demostrando su talento a lo largo de los años. 

La leyenda dice que Paul se unió a Lush como bioquímico, para dirigir sus laboratorios y, desde entonces, ha estado al frente de la venta por correo, la seguridad de los datos e incluso la publicación Lush Times.

6/6
Meet the Founders

Liz Bennett

Co Founder

UN HOMENAJE A LIZ BENNETT, COFUNDADORA

Liz Bennett y yo trabajamos juntos toda su vida laboral menos un mes. Ella creía en la enseñanza y la educación, y yo creía en el talento natural. Aprendí mucho de ella. Ambos estábamos obsesionados con la belleza y el cabello y no podíamos encontrar productos suficientemente efectivos que se ajustaran a las necesidades de nuestros clientes. Trabajamos mucho en nuestras fórmulas. Sin que lo supieran, experimentamos sobre todos los que visitaron nuestro salón herbal de belleza. Si viajábamos juntos en el tren y un pasajero desprevenido se quedaba dormido, hablábamos de lo apagado que tenía la piel y el cabello.

Dimos cientos de charlas juntos antes de empezar a trabajar con The Body Shop. Trabajábamos genial codo con codo y siempre intercambiábamos consejos.

Cuando pienso en esos días, me doy cuenta de que hemos superado todos nuestras expectativas, pero no los estándares de Liz. Ella era un ejemplo para cualquiera que quisiera fundar y estar al frente de una compañía dirigida por mujeres y con personal predominantemente femenino. Hoy en día veo su influencia por todas partes, aunque nunca volverá a llevar a una persona aparte para hablar de su higiene personal.

Era amable y sin pretensiones. Equilibrada y considerada. Franca hasta el punto de que yo pensaba algo y enseguida la escuchaba decirlo. Odié que se retirara y la extraño ahora que se ha ido. Recuerdo que cuando todavía teníamos veinte años se preocupaba por tener una pensión, sin saber que con su talento nos iría tan bien que su futuro sería mucho más brillante y seguro de lo que podría haber imaginado. Me cuesta creer que esta Nochebuena, cuando nos reunamos en el laboratorio, ella no esté allí. Le llevaremos un vaso de su bebida favorita y la extrañaremos terriblemente.

Mark Constantine

1/6
Meet the Founders

Mark Constantine

Cofundador e inventor

En 1995, después de cerrar el negocio de venta por correo Cosmetics To Go, Mark Constantine cofundó Lush junto a cinco colegas y confidentes creativos. Mark ha sido el alma del negocio durante 25 años, en los que ha trabajado incansablemente para desarrollar productos para el pelo, el cuidado de la piel y del cuerpo. Además, ha ayudado a dar forma a algunos de nuestros tratamientos Lush Spa, que son auténticas experiencias sensoriales.

También se ha centrado en desafiar las normas establecidas, apostando por productos frescos, innovadores y anárquicos. Unas características que se han convertido en la columna vertebral de la empresa. La lucha activa contra el testado en animales, que Lush lideró durante años, es una muestra de cómo las creencias pueden transformar toda una industria. Mark introdujo una política de boicot específico a los proveedores que hicieran pruebas en animales, que especifica que Lush no comprará nunca ningún ingrediente que haya sido testado en animales.Esta política es única en su campo y es más estricta que la establecida por las normas internacionales de la organización Humane Cosmetics Standard.

Otra de las ideas que Mark siempre ha defendido es la de reducir los residuos que genera la industria cosmética. En el documental “The Insider: Packaging is Rubbish”, emitido en el Canal 4 británico, el cofundador puso de manifiesto la cantidad de desperdicios que genera una persona en Reino Unido a lo largo de su vida y dónde van a parar: a los vertederos. Esta es la principal razón por la que los productos de Lush están diseñados de forma sólida para evitar cualquier tipo de packaging.

En 2010, la reina Isabel II de Inglaterra otorgó la OBE, máxima distinción británica, a los cofundadores de Lush Mark y Mo Constantine por su labor en la industria cosmética. Además, desde ese mismo año, Mark ha sido incluido en la lista de las 1000 personas más influyentes de Londres en la categoría environment and Business Brains, relacionada con la protección medioambiental, del periódico Evening Standard. Algo de tiempo después, en 2015, la revista BBC Wildlife nombró a Mark como una de las 50 personas más influyentes en la vida silvestre británica.

El amor y el entusiasmo que Mark siente por su trabajo -así como por la industria cosmética y la venta personalizada- siguen siendo la base de su determinación para hacer de Lush la empresa que todos queremos que sea.

2/6
Meet the Founders

Mo Constantine

Cofundadora e inventora

Mo Constantine: Cofundadora, inventora de productos, directora de fabricación y el cerebro que hay detrás de las bombas de baño y los champús sólidos.

Tras comenzar su vida profesional como secretaria jurídica, su carrera (y las estanterías de nuestros baños) dieron un giro radical cuando Mo se interesó por la cosmética natural. A finales de los ochenta, era la encargada de inventar nuevos y emocionantes conceptos para la empresa de venta por correo Cosmetics to Go. Aquí, con la formación del renombrado científico cosmético Stan Kryztal, Mo empezó a especializarse en la invención de productos sólidos, sin conservantes ni envases. En 1999 consiguió su primera patente por la invención del champú sólido. Desde entonces, Mo ha creado algunos de los productos más memorables y creativos que puedas imaginar, como la primera bomba de baño del mundo. También inventó una innovadora base de jabón junto a su colega Stan. Conseguir una base completamente libre de aceite de palma estuvo entre sus máximos logros.

Ahora es fácil encontrar a Mo en el laboratorio del número 29 de la calle principal de Poole (Inglaterra), donde abrió sus puestas la primera tienda Lush. También le gusta experimentar en el cobertizo que tiene junto a la casa familiar junto a sus hijos Claire y Jack. Allí tiene un cuartel general de aroma delicioso donde los cuencos de colores brillantes y las humeantes pipetas lo inundan todo, ¡siempre se está cociendo algo! Si Mo no está allí, lo más probable es que esté visitando una de las siete fábricas que Lush tiene repartidas por el mundo. Le gusta asegurarse en persona de que se cumplen los más altos estándares frescura y calidad.

3/6
Meet the Founders

Rowena Bird

Co founder and inventor

Foto de Zelda de Hollander

Conoce a Rowena Bird, una de las cofundadoras de Lush y una mujer con muchas pasiones. “Trabajo en el equipo de compras, en el nuevo equipo de atención al cliente y en el de mystery shopping. Además, formo parte del consejo de administración, ayudo a crear escaparates y cuelo en las reuniones sobre ética y medioambiente y Black Lives Matters. También invento productos, participo en el equipo de maquillaje y me apasiona ver el éxito de nuestros socios. La verdad es que opino sobre casi todo lo relacionado con Lush porque amo nuestra empresa con pasión”.

Y no es de extrañar que Rowena se sienta así, ya que lleva en Lush desde el primer día, ¡y de hecho incluso antes! “Me uní a Mark, Mo & Liz el 7 de septiembre de 1981, seguida por Helen y luego por Karl y Paul, ¡así que he estado trabajando con todos ellos durante 39 años!”

Comenzó su carrera como esteticista cuando se trasladó a Poole desde Northamptonshire (en la región inglesa Midlands del Este), ya que siempre quiso vivir junto al mar. En estos primeros días, antes de que Lush se convirtiera en lo que conocemos, Rowena ayudaba de cualquier manera que pudiera: mezclando henna, pasando facturas a máquina o lavando el pelo a los clientes de la clínica de tricología de Mark.

“Ser versátil era una de mis principales habilidades y, a lo largo de los 39 años, he fluido por la empresa buscando oportunidades, creando catálogos, inventando envases, escribiendo textos. En definitiva: haciendo todo lo que se necesitaba hacer”.

Esta actitud ante el trabajo ha hecho que Rowena haya aprovechado muchas oportunidades, entre ellas (¡demasiadas para enumerarlas aquí!) el lanzamiento de la marca de maquillaje B Never Too Busy To Be Beautiful; la apertura de tiendas clave para Lush; la visita a casi todos nuestros mercados asociados y la creación de una dirección empresarial con sus compañeros de junta.

“No te limites a tu título de trabajo, forma parte de todo lo que puedas. Adáptate y di que sí cuando tengas oportunidad. ¿Quién sabe lo que puede ocurrir?

4/6
Meet the Founders

Helen Ambrosen

Co founder and inventor

Como inventora de productos para Lush, Helen Ambrosen disfruta explorando el vínculo que hay entre los alimentos y la cosmética. Si hay alguien que sabe sobre materias primas ¡esa es ella! Helen es responsable de la innovadora gama de productos ultrafrescos de la empresa, que se elaboran diariamente con ingredientes frescos y ecológicos, y se conservan en hielo en las tiendas. Helen también ha conseguido la patente de dos productos: los aceites de baño y los aceites de baño sólidos.

5/6
Meet the Founders

Paul Greeves

Cofundador

Paul Greeves es un hombre misterioso. Poco se sabe de él, aparte de que ha trabajado en muchos departamentos de Lush, demostrando su talento a lo largo de los años. 

La leyenda dice que Paul se unió a Lush como bioquímico, para dirigir sus laboratorios y, desde entonces, ha estado al frente de la venta por correo, la seguridad de los datos e incluso la publicación Lush Times.

6/6
Meet the Founders

Liz Bennett

Co Founder

UN HOMENAJE A LIZ BENNETT, COFUNDADORA

Liz Bennett y yo trabajamos juntos toda su vida laboral menos un mes. Ella creía en la enseñanza y la educación, y yo creía en el talento natural. Aprendí mucho de ella. Ambos estábamos obsesionados con la belleza y el cabello y no podíamos encontrar productos suficientemente efectivos que se ajustaran a las necesidades de nuestros clientes. Trabajamos mucho en nuestras fórmulas. Sin que lo supieran, experimentamos sobre todos los que visitaron nuestro salón herbal de belleza. Si viajábamos juntos en el tren y un pasajero desprevenido se quedaba dormido, hablábamos de lo apagado que tenía la piel y el cabello.

Dimos cientos de charlas juntos antes de empezar a trabajar con The Body Shop. Trabajábamos genial codo con codo y siempre intercambiábamos consejos.

Cuando pienso en esos días, me doy cuenta de que hemos superado todos nuestras expectativas, pero no los estándares de Liz. Ella era un ejemplo para cualquiera que quisiera fundar y estar al frente de una compañía dirigida por mujeres y con personal predominantemente femenino. Hoy en día veo su influencia por todas partes, aunque nunca volverá a llevar a una persona aparte para hablar de su higiene personal.

Era amable y sin pretensiones. Equilibrada y considerada. Franca hasta el punto de que yo pensaba algo y enseguida la escuchaba decirlo. Odié que se retirara y la extraño ahora que se ha ido. Recuerdo que cuando todavía teníamos veinte años se preocupaba por tener una pensión, sin saber que con su talento nos iría tan bien que su futuro sería mucho más brillante y seguro de lo que podría haber imaginado. Me cuesta creer que esta Nochebuena, cuando nos reunamos en el laboratorio, ella no esté allí. Le llevaremos un vaso de su bebida favorita y la extrañaremos terriblemente.

Mark Constantine

By Mark Constantine

Todas las empresas necesitan tener una visión y, aunque no entendíamos muy bien qué quería decir eso, los fundadores de Lush la teníamos. Creíamos que querías productos efectivos. Naturales (pero no sabíamos exactamente qué quería decir eso), frescos (plantando cara a nuestros competidores, que vendían mejunjes químicos y asépticos). También sabíamos que no queríamos gastar más dinero en el envase que en el contenido. Resumiendo, pensamos que la gente quería obtener algo de valor a cambio de su dinero, no productos baratos, pero sí cargados de beneficios y con buena relación calidad-precio.

Es ahora, en retrospectiva, cuando nos damos cuenta de que nuestra visión era una reacción a los productos de nuestros competidores, un deseo de ofrecer algo que tuviera más que ver con las flores y las abejas, que con rascacielos y oficinas sofisticadas.

Cuando enfrentamos retos en la vida a menudo descubrimos que lo que en realidad necesitamos es muy simple. En su momento, llegamos a la conclusión de que, a pesar de que nuestros productos no son todo lo que creías querer, tú, el cliente (productos demasiado artificiales y sintéticos), ahora nos damos cuenta de que sí son lo que necesitabas.

Entonces, ¿en qué punto estamos?

Natural- casi casi, en el año fiscal 2017-2018, los ingredientes naturales ya representaban el 65% del total, en contraste con el resto de sintéticos seguros, que se reducen a un 35%. Cuando empecé a vender productos con Liz Wir, en 1977, me recriminaban que eran “demasiado” naturales y, a pesar de eso, los productos de hoy en día están a años luz de esos otros…

0

años de Lush

Cómo hemos crecido

¿Cuántas veces has dejado de utilizar un producto justo después de comprarlo? Resulta que al llegar a casa te diste cuenta de que no era lo que esperabas, o que no le va a tu pelo, piel o estilo de vida. Al final, acabas con el armario y las estanterías llenas de cosas que no quieres. Y de ahí a la basura. Sin embargo, al fabricar productos para cada necesidad, somos capaces de comprar exactamente lo que necesitamos, reduciendo así el desperdicio.

Ofrecer un servicio personal es la mejor práctica medioambiental que hay. Si podemos darte el producto apropiado para tus necesidades, tú habrás invertido bien tu dinero y nosotros habremos ganado un cliente habitual. Además, el consumo de productos innecesarios descenderá y también el dinero desperdiciado. Cuando pensamos en lo que la gente quería de verdad, se nos ocurrió que querían unicornios y arcoíris, y eso es lo que hemos hecho.

Nuestras materias primas son todo lo buenas que pueden ser. Por ejemplo, la sal que utilizamos en nuestros productos, cargada de beneficios, procede de rutas de vuelo de aves. António, uno de nuestros proveedores, trabaja para proteger y mantener las marismas de la zona occidental del Algarve, Portugal. Las aves -incluidos flamencos, espátulas rosadas, cigüeñuelas y muchas especies de patos- se refugian en las marismas para hibernar, mientras que pichones y zarapitos reales descansan en la zona durante sus viajes migratorios.

La protección de esta preciosa parte de la costa es esencial para la vida silvestre y para las futuras generaciones de pastores de la sal. Solo en el Reino Unido, el 67% de nuestra cadena de suministro procede de relaciones directas con productores y agricultores como António. Dime si eso no son unicornios y arcoíris.

0%

ingredientes obtenidos de forma directa

En realidad, lo que hacemos no es cosa de magia, a las personas siempre les ha gustado cuidarse. Pero en los últimos años muchas fórmulas se han convertido en sintéticas, complicadas, con demasiadas emulsiones y conservantes. Hemos pasado toda la vida trabajando duro para eliminar los conservantes de tus productos, sin que disminuyan sus efectos. Hemos estado al pie del cañón, hasta que se ha convertido en nuestra especialidad y, aún así, todavía hay mucha gente que se queja de los parabenos. En las fórmulas donde no podemos eliminar los conservantes tenemos que utilizar la opción más segura, por eso utilizamos los parabenos, porque los demás conservantes no disponen de los mismos estudios sobre seguridad.

Los conservantes tienen que ser tóxicos, es su naturaleza, pero hemos aprendido que no hay necesidad de conservar nada en absoluto. Ahí es donde nos dirigimos.

Desde 2015 hasta 2017, nuestra compra de parabenos ha disminuido de 11,7 a 7,7 toneladas anuales, a pesar de que nuestras ventas han aumentado en el mismo periodo. ¿Cómo es posible que aumenten nuestras ventas y disminuya el uso de conservantes? Bueno, porque nuestros clientes tienen la bondad de comprar la versión desnuda o autoconservante. 

Ninguno de estos preciados ingredientes está testado en animales. Desde el principio hemos demostrado que una marca no necesita testar en animales. El premio Lush Prize se lanzó en 2011 y, desde entonces, se han repartido 1,86 millones de libras entre 93 ganadores, que investigan alternativas libres de crueldad. Hasta ahora, EE. UU. es el país que cuenta con un mayor número de ganadores.

Si Lush es capaz de hacerlo, también puede el resto, ¿no? Cuando me paro a pensar en el testado en animales, me recuerdo en mi habitación dándole vueltas a lo que parecía una idea complicada, la prohibición del testado en animales en cosmética, y hoy es una realidad en 40 países. Hemos luchado durante años para poner fin a estas pruebas. Hemos depositado toneladas de estiércol en la puerta del Parlamento Europeo y hemos perdido nuestra tienda de la calle Regent Street, en Londres, porque a los propietarios no les gustó que tres millones de personas vieran un vídeo de testado en personas que se grabó en ese local.

Para Lush también es muy importante diseñar productos que se puedan reutilizar, como los Knot Wraps. Desde 2009 hemos vendido 47 toneladas de telas recicladas. Por no hablar de las 124 mujeres que han conseguido un empleo gracias a la cooperativa re-wrap, que se ocupa de hacer estos preciosos pañuelos en la India.

Además, creemos que es nuestra responsabilidad contribuir a la conservación del medioambiente, la protección de los animales y la defensa de los derechos humanos. Por eso, durante los últimos cinco años hemos recaudado y donado 50 millones de libras y, solo durante el año pasado, financiamos a 3.500 grupos.

¿Y ahora qué?

Perseguir tus aspiraciones puede ser un reto. Lush ha trabajado duro durante mucho tiempo, así que a veces es complicado pensar en qué vendrá después. Es algo que me ha pasado mucho por la mente desde que un periodista me preguntó cuánta creatividad me queda después de 23 años. ¿La respuesta?, que está en todas partes. Lush rebosa creatividad, tanta que es difícil de contener, es fantástico.

Hace muchos años que no escribía un plan para Lush, creo que la última vez fue en 2013, y era uno bueno, nos duró bastante. Hemos intentado renovarlo cada año, pero al final no lo hemos hecho. Este año quería escribir un nuevo plan, así que aquí está, en internet para que todo el mundo pueda verlo.

El master plan secreto de Lush Cosmetics

1. Hacer productos para todas las necesidades. No es lo que los clientes quieran, sino lo que necesitan.

2. Ser el número uno en cada categoría. No aceptar el status quo: inventar nuevos productos que satisfagan todas las visiones.

3. Crear una revolución cosmética para salvar el planeta. Se nos acaba el tiempo, necesitamos una revolución.

En el top 100 de las empresas cosméticas, de la revista estadounidense de moda WWD, L’Oréal es la número 1 y nosotros la 33. Eso significa que somos el 3’8% de L’Oréal. Durante 23 años hemos fabricado productos geniales, con ingredientes valiosos; además somos transparentes con los clientes y no vendemos falsos beneficios. Nos resulta realmente desconcertante el hecho de no habernos convertido en la compañía cosmética líder del sector. Por el bien del medioambiente, NECESITAMOS ser los número uno.

La cosa es que ahora que estamos llegando a la cima de nuestras carreras, empezamos a vislumbrar aquello que queríamos hacer durante toda nuestra vida. No queríamos conservantes, no queríamos envases y, poco a poco, hemos ido trabajando para conseguirlo.

Deberíamos ser un ejemplo a seguir para el resto de compañías, no P&G o L’Oréal, porque Lush está haciendo las cosas bien, una y otra vez. De forma tenaz y con valentía, no siempre con los resultados esperados, pero sí con coraje.

Sigue leyendo  →

Creemos en...

0:00